Soul: Crítica de una película con chispa vital

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Crítica de Soul, la película de Disney+
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Crítica de Soul, la película de Disney+
Soul llegó a Disney+ el 25 de diciembre y lo hace más como un regalo vital, que como una película de estreno. ¡Descubre el porque!

¿Cuál es nuestro propósito? ¿Qué chispa nace de nuestro interior y nos impulsa a vivir? Estas y otras cuestiones son las que trata Disney Pixar en Soul, la cinta que ha regalado a los suscriptores de Disney+ el 25 de diciembre de este complicado 2020. Sí, desgraciadamente puede que pase desapercibida para la mayor parte del público al ser estrenada en exclusiva en la plataforma; pero para eso está este artículo, para hablar sobre ella e intentar que los espectadores se acerquen a ella. Porque Soul merece entrar en el podio de esas grandes obras. Porque Disney cierra este año por todo lo alto, trayendo una historia que hará las delicias de todos los públicos, aunque sí que es cierto que la propuesta que hay detrás de este film es un tanto complicada para los más pequeños de la casa.

En general siempre solemos decir que Pixar hace películas que aparentemente van dirigidas a niños por el tema de que la forma narrativa es la animación. Pero acudiendo al fondo de los films, encontramos contenidos que tienen un trasfondo y una lectura que a la mayor parte de los infantes pueden escapárseles determinadas sutilezas. Y el caso de Soul es uno de los más llamativos en ese sentido junto con Inside Out, de hecho, podríamos hablar de ambas películas como hermanas espirituales salvando las numerosas distancias en cuanto a argumento. En Soul, nos centramos en la vida de Joe Gardner, un profesor de música cuyo mayor sueño es tocar en un cuarteto de jazz. Y justo cuando la oportunidad de su vida se le presenta, sufre un accidente. El alma de Joe entonces viaja a una especie de limbo donde las almas obtienen una segunda oportunidad.

Detalle película Soul

Conceptos complejos realizados aquí de forma lo más sencilla posible, como ya sucediera en Inside Out para reflejar la psique humana, y que sirven para crear el marco de lo que el relato quiere transmitirnos. Las almas en ese limbo son otorgadas de una personalidad y de unas habilidades. Pero ese puzle que compone la complejidad humana, siempre carece de una pieza clave, que es lo que permite esa reencarnación. Ese algo que todos tenemos y que no sabemos definir con exactitud, eso que nos impulsa a levantarnos todos los días. Joe regresa a la tierra, pero no en la forma que él esperaba, acompañando a un alma díscola que responde al nombre de 22, una chica que lleva miles de años en ese limbo, incapaz de encontrar un propósito que la ayude a vivir. Juntos recorrerán un pequeño camino de autodescubrimiento que les hará encontrar esa chispa que todos buscamos.

La introspección marca esta nueva obra de Pixar, de una forma divertida, entrañable y sobre todo emocionante. Aderezada con una banda sonora compuesta a tres manos por Atticus Ros, Trent Reznor y los arreglos jazzísticos de Jon Batiste, Soul nos sumerge en el mundo de las almas, pero también en el de la música (de ahí el doble sentido del título). Soul nos habla de ese fuego invisible, de ese entusiasmo que nace en todos nosotros en algún momento y que nos da motivos para vivir. Pero también nos lleva a que pensemos en una cuestión. ¿Realmente nuestra pasión es la que creemos? Joe piensa que la única forma que tiene de vivir es tocando en un grupo…pero quizás esta no sea la respuesta al misterio de su vida. Citando a un maestro: “No conviene deleitarse en los sueños, y olvidarse de vivir”. Este es el fondo de Soul. Nos podemos llegar a obsesionar con algo, con que eso es para lo que estamos destinados, y en el proceso ignoramos otros caminos que se abren ante nosotros.

Soul eleva nuestra alma. Es puro arte. Es pura música, pura improvisación. Es la vida misma tal y como refleja esta rápida fabula que encontramos en la cinta:

“Un pez joven se acerca a un pez más viejo y le pregunta: ¿Dónde está el océano? El pez viejo le responde: Ya estás en él. Y el pez joven le dice: Esto es el mar, yo busco el océano”.

¡No te la pierdas!

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

2 respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − tres =

Síguenos en redes

Entradas Populares

No te pierdas nada

Suscríbete a nuestra newsletter mensual

Sin spam, solo novedades y recomendaciones.

Categories

Continua en De Fan a Fan

También te podría interesar