Videojuegos y Cine, una difícil relación (Parte 1/2)

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Crisis hay de muchos tipos. Pero sin lugar a dudas y por muy presente que estén las actuales crisis inmobiliaria y financiera, la crisis que más afecta al cine es la crisis de ideas. Durante años el cine ha presentado multitud de historias originales, que poco a poco y en pos del mercado han ido perdiéndose en un mar de influencias y adaptaciones, que si bien en un principio bebían de los libros, en las últimas dos décadas han bebido y mucho de los comics y videojuegos.
Y es de estos últimos de los que me gustaría hablaros en esta ocasión (ya que de adaptaciones de comics os vamos a tener muy al día en esta revista). Así que amigos y amigas agarren su gamepad favorito por que esto empieza ya.
Comenzaremos como debe ser por el principio, y con él nos remontaremos hasta el año 1982 con una película que aunque no estaba basada en ningún videojuego en particular, daría el pistoletazo de salida para las primeras obras que beberían de los videojuegos que vieron la luz por aquella época. Estamos hablando por supuesto de «Tron», la mítica película de la Disney que trasladaría todo el mundo de los «1 y 0» a la gran pantalla.

Como hemos dicho, «Tron» no estaba basada en ningún videojuego, pero bebía directamente de la cultura popular que estaba invadiendo los centros de ocio de la época con videojuegos tan primitivos como «Pong (1958)» , «Space Wars(1961)», «Space Invaders (1978)» o «Pacman (1980)».
A raíz de «Tron», los videojuegos entraron en el cine con cintas como «Juegos de Guerra (1983)» y «The Last StarFighter (1984)», que al igual que la cinta de Disney no estaban basados en ningún titulo en particular, por la razón básica de que la mayoría de los juegos de la época carecían de argumento y también porque dicho medio de entretenimiento no había llegado a extenderse aun tanto como lo hizo tras el lanzamiento de la mítica consola NES de 8 Bits (Nintendo Entertaiment System) y su titulo estrella «Super Mario Bros«.

Fue a con la irrupción de este famoso fontanero italiano que los videojuegos entraron de forma masiva en los hogares y como no podía ser de otra manera el inauguro el fenómeno de adaptar títulos famosos de las consolas y centros recreativos para el formato cinematográfico. Así en 1993 y tras protagonizar más de 6 títulos, Mario y su hermano Luigi asaltaron los cines interpretados por Bob Hoskins (Mario) y John Leguizamo (Luigi) en una película que a pesar de contar con estrellas como los actores protagonistas, y un malvado Dennis Hopper en el papel del Rey Koopa, se estrello en taquilla, y es considerada a día de hoy la peor adaptación de la historia de los videojuegos vaticinando un futuro no muy halagüeño para este género recién estrenado.
Como curiosidad sobre el film, y a pesar de que no recaudara en taquilla ni la mitad de lo invertido, la cinta llamo mucho la atención provocando que incluso el mercado de cine para adultos la parodiara bajo el titulo «Super Hornyo Bros«, con el mítico Ron Jeremy en el papel del fontanero más famoso de los videojuegos.

Tendrían que pasar dos años hasta que en 1995 más directores decidieran adaptar historias de este mal inaugurado género con cintas que aunque tuvieron una respuesta bastante mejor que en el caso «Mario Bros» no resaltaban tampoco por la calidad de sus guiones.
El primero de estos valientes fue James Yukich un director de videos musicales que bajo el pseudónimo James Nickson dirigió la maltrecha adaptación de «Doble Dragón» con actores como Mark Dacascos, Scott Wolf y una joven Alyssa Milano. Ni que decir tiene que la cinta fue un fracaso.
La segunda película del año 1995 también adaptaba un titulo de lucha como es «Street Fighter«. Dicha cinta que lucía el titulo «Street Fighter: La Última Batalla” fue el último trabajo del fallecido Raúl Julia, que junto a Jean Claude Van Damme y otros actores menos conocidos dieron vida a los personajes del videojuego en una película lamentable que curiosamente recaudo más de 100 millones de dólares.
La cinta la dirigió Steven E. de Souza, un guionista que ha escrito para cintas tan famosas como «Comando» o «Jungla de Cristal» y que no repitió mucho como director tras perpetrar tal despropósito, el cual con solo con haber tomado nota de la versión en anime que se estreno en el año 1994 sobre el mismo videojuego habría mejorado una barbaridad.

Seguimos en el año 1995 con la adaptación de otro juego de lucha, en este caso se trata de «Mortal Kombat«, el rival directo del videojuego de Capcom por aquellos años y que conto con la dirección de Paul W.S. Anderson en la que fue su primera película.
En el film, un grupo de actores desconocidos eran introducidos en un torneo de artes marciales de la mano del actor Christopher Lambert, quien interpretaba al dios de las tormentas Raiden.
Sin lugar a dudas de las tres cintas que hemos comentado de este año 1995 , la mejor era sin lugar a dudas la adaptación de Mortal Kombat, que con una buena recaudación (menor que la de Street Fighter) y unas críticas aceptables estreno dos años después una lamentable secuela titulada «Mortal Kombat: Aniquilación» a la que seguiría un serie de televisión que llegaría a nuestro país en forma de pequeñas películas y cuyo resultado no era ninguna maravilla.

Saltamos en el tiempo hasta 1999 haciendo parada en «Wing Commander«, una adaptación de los juegos de simulación espacial para PC que cayó en manos de Chris Roberts, el mismo director que el videojuego y que paso por las carteleras sin pena ni gloria.
Con el cambio de milenio, y exactamente en 2001 llegaría a las pantallas la adaptación del videojuego «Tomb Raider» a cargo de Simon West (Con Air), quien con Angelina Jolie como principal atractivo, traería una cinta sencilla, que funciono bien en taquilla y que sin contar con un guion memorable, consiguió contentar tanto a seguidores del videojuego como nuevos espectadores.
Ese mismo año, y gracias a la evolución de los gráficos por ordenador, se estreno una cinta completamente realizada en CGI, con personajes que parecían casi reales y cuyo título hacia alusión a la consagrada saga de juegos de Rol «Final Fantasy». La cinta, que ostentaba la coletilla «The Spirit Within«, no bebía especialmente de ninguno de los videojuegos, pero nos trasladaba a un mundo sorprendentemente bien hecho donde la humanidad es atacada por una plaga de criaturas intangibles que afectan al alma de sus víctimas.
Hago hincapié en esta cinta, porque aunque se la podría considerar fuera del contexto del artículo, su producción daría pie algunos años mas tarde a unas películas que usando la misma tecnología adaptarían tramas tanto de Final Fantasy, como de Resident Evil.
Dicho videojuego, «Resident Evil«, es nuestra siguiente parada, con el regreso de Paul W.S. Anderson a la dirección de una adaptación de la que para mí es la mejor entrega de la serie de películas que protagonizaría su esposa Milla Jovovich a través de esta primera década del siglo XXI.
Y es que en el año 2002 la terrorífica saga de videojuegos invadiría los cines con una cinta que en principio estaba pensada para ser dirigida por George A. Romero (La Noche de los Muertos Vivientes) y que con una modesta taquilla ha ido aumentando tanto en presupuesto como en recaudación, en sus siguientes entregas sobre la expansión del virus T de la corporación Umbrella por el mundo.

Dos años después de la primera entrega de «Tomb Raider«, Angelina Jolie volvería a su papel de Lara Croft en el film titulado «La Cuna de la Vida» de la mano del director Jan de Bont (Twister) con un fracaso de taquilla que provoco la cancelación de un tercer film que completara una prometida trilogía.
En este mismo año 2003 la adaptación del popular shooter de SEGA «The House of the Dead» nos daría a conocer a un director alemán que durante los últimos años (lo anterior a esta adaptación no lo conoce ni dios) ha cosechado durísimas criticas y con razón. Como muchos sabrán, hablamos de Uwe Boll un tipo al que aunque hay gente que lo idolatra, una gran mayoría de espectadores concuerdan en que a lo largo de esta década ha destrozado las expectativas de los aficionados a los videojuegos con la mayoría sus cintas.

Entre las cintas dirigidas por este individuo (que vamos a repasar del tirón aquí porque ya bastante mal está el género de las adaptaciones cinematográficas de videojuegos como para dedicarle mucho texto a tan particular persona) tenemos «The House of the Dead» (2003), una cinta de zombis y supervivientes en una isla realmente abominable; «Alone in the Dark» (2005) una ofensa a tan estupendo juego de temática Lovecraftiana y que con actores como Christian Slater y Tara Reid correteando tras extraños bichos esta considera en IMDB como una de las 100 peores historias del cine; «Bloodrayne» (2005), una cinta sobre una medio vampira justiciera a la cual interpretaba Kristanna Loken (la terminatrix de Terminator 3) y que fue otra catástrofe; «En el nombre del Rey (A Dungeon Siege Tale)» (2007) ambientada en el mundo del videojuego Dungeon Siege, trasladaba a Jason Stathan (Transporter) y Ray Liotta (Cerdos Salvajes) a un mundo de fantasía medieval, en una nuevamente desastrosa película; «Postal» (2007), basada en el videojuego del mismo nombre, nos mostraba la odisea destructiva y llena de caos, de un empleado de correos que tendría que enfrentarse a Bush, Bin Laden y otros agradables individuos en pos de salvar el pellejo; «Blood Rayne 2» (2007), secuela de las aventuras de tan curiosa vampira, que en esta ocasión fue interpretada por Natassia Malthe (una actriz bastante prolífica que ha participado en otras adaptaciones de videojuegos como Dead or Alive, o la 2ª parte de Alone In The Dark) y que curiosamente funciono mejor que la primera parte; por ultimo (hasta que este año estrene la 3ª parte de BloodRayne) está la cinta «FarCry» (2008) en la que un mercenario viaja hasta una isla en la que ocurren sucesos extraños.

A pesar de lo que pueda parecer con estos comentarios sobre Uwe Boll, he de decir que me parece muy bien por su parte que haga el cine que le apetezca a ignorando las desastrosas críticas. Aunque eso sí , me surge una duda importante ¿ de dónde sacara este hombre dinero para producir tantas cintas al año ? En fin, dejaremos esa pregunta en el aire y haremos una pausa hasta el lunes de la semana que viene, dia en el que volveremos a la línea de tiempo por la que íbamos  para completar este amplio análisis.

NOTA: Articulo originalmente para el nº1 de la revista Cinemascomics

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

7 respuestas

  1. The last starfighter.
    Ya no me acordaba de aquella película.
    Seguro que es uno de esos recuerdos agradables que se convertiría en pomelo rancio si la volviese a ver, pero ¡qué grandes recuerdos!

  2. Pues si… esa pelicula es un gran recuerdo… pero creo que hay que guardarlo como eso… un recuerdo… por que no todos los clasicos de los 80 han envejecido igual.

    Un saludo y me alegro de haberte traido esos sentimientos

  3. Está muy buena tu reseña. Como a yaleoyoporti me hiciste acordar de Starfighter – Tron y WarGames son como más inolvidables, más teniendo en cuenta que ambas tienen secuelas o remake.

    Creo que vi prácticamente todas las películas que mencionas, incluidas las de Uwe Boll, que, si te soy honesta, siempre me han entretenido aunque coincido que son pésimas en su mayoría. Pero suelen tener algún elemento que las redime, como Michael Madsen en Bloodrayne (ese tipo siempre me gusta) o Slater en 'Alone in the dark' (aparte que me encantó el portal ese al otro mundo). Por cierto, la segunda Bloodrayne no la vi, voy a ver si la consigo.

    Me interesa mucho leer la continuación de tu análisis 🙂

  4. @Ana Laura: Perdona el retraso en la respuesta. Claro que cada pelicula de Uwe Boll puede tener algo bueno, el problema es que por regla general suele destrozar productos con un gran numero de seguidores… y eso duele cuando se hace 4 veces al año.

    En cuanto al articulo, ya sabes donde esta completo, pero para leerlo por aqui solo tendras que esperar al lunes

  5. Lo entiendo perfectamente, seguramente a mí no me decepcionan tanto las películas porque no soy fan de los videojuegos, así que voy a ciegas a ver las películas, sin expectativas ni preconceptos.

    De cualquier manera, tanto si sigo como si no los videojuegos, o si me divierten como si no, coincido en que no es buen cine, de eso nada.

    Saludos!

  6. Debo felicitarte, escribiste un excelente repaso histórico de la era gamer en la pantalla grande. Concuerdo en que la mayoria han sido grandes fracasos, yo me pregunto, ¿Porque no toman una historia y la plasman de manera fiel? Siempre terminan haciendo cualquier cosa menos lo que los fans quieren.

    Lo que más me ha gustado es la primera de Tomb Raider (con la Cuna se excedieron) y la saga de Resident Evil, Mila hace una increíble Alice, aunque la historia sea totalmente independiente a los video juegos.

    Te sumo este dato: En la película de Street Fighter, el personaje de Cammy fue interpretado por la cantante australiana Kylie Minogue 😛

    Que alguién detenga a Uwe Boll por favor!!!!!!!

  7. @Gabo… muchas gracias por el comentario, textos asi animan mucho a seguir hacia adelante. Sabia lo de Cammy, pero la verdad es que ya no me acordaba… supongo que el cerebro me protege de algunas cosillas…

    Y sobre Uwe Boll… al menos hace el cine que le apetece… por lo menos en eso es mas honrado que muchos… aunque sea para hacer verdaderos fiascos….

    Un saludo apañero

Los comentarios están cerrados.

Síguenos en redes

Entradas Populares

No te pierdas nada

Suscríbete a nuestra newsletter mensual

Sin spam, solo novedades y recomendaciones.

Categories

Continua en De Fan a Fan

También te podría interesar

Anime The Mandaloria

¿Y si The Mandalorian fuera un anime?

Hace tres años, con Juego de Tronos en su penúltima temporada, los responsables del canal de Youtube “Malec” nos sorprendían imaginando cómo sería el opening

¡Bienvenid@s a nuestra nueva web!

Tal y como habíamos contado en redes sociales, estábamos inmersos en un importante cambio en la web. No solo era un cambio de plantilla, sino que nos mudamos de Blogger a Wordpress. No es un cambio fácil, y si ya contábamos con poco tiempo para actualizar, ahora se suman los ajustes necesarios para que esto vuelva a lucir al 100% ¡pero había que hacerlo! 

Precisamente por ello, os pedimos paciencia ante el aspecto actual. Poco a poco, terminaremos el resto de páginas del menú e iremos optimizando todos los post para que se vean perfectamente en nuestro nuevo hogar. Hasta entonces, os agradecemos la paciencia y os pedimos que nos comentéis todo aquello raro que veáis. ¡MIL GRACIAS!