Crítica de ‘La Llamada de lo Salvaje’: Harrison Ford en una nueva aventura familiar

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

La Llamada de lo Salvaje, la película con sabor Disney que Twentieth Century Studios España estrena en cines este 21 de marzo de 2020, nos presenta a Buck. Buck, es un perro malcriado. No porque sea un poco travieso, sino porque, al igual que sucede con los seres humanos, no ha tenido un referente normativo. Vive entre algodones, en una gran casa, con una familia grande, criados, jardín para correr y jugar. En definitiva, la gran vida para cualquier cánido. Pero la realidad se va imponiendo poco a poco. Su amo en el fondo no ha sabido nunca conectar con él, y todos los humanos que hay a su alrededor en el fondo le ignoran. Para los niños puede ser más un peluche gigante y para los adultos un estorbo que no saben cómo quitarse de encima. Y un día, el destino le saca de ese lugar que, solo en apariencia era su hogar.

Es en ese momento cuando descubre que hay algo mucho peor que ser ignorado: la violencia. Porque algo se quiebra dentro de Buck. Se produce en él un cambio que gradualmente le hace percibir que hay algo más grande por encima de él: la Naturaleza en su estado más salvaje y primario, allá donde el hombre aun no ha llegado con sus máquinas.

En La Llamada de lo Salvaje, Buck emprende un viaje personal de autodescubrimiento, acompañado de forma inesperada por James Thorton (Harrison Ford), un hombre que está igual de perdido que él. Ambos encontrarán el uno en el otro la forma de ayudarse para saber qué es aquello que buscan realmente.

Basada en el relato de Jack London, la Llamada de lo Salvaje es una película de aventuras tradicional con un claro espíritu familiar. Dirigida por Chris Sanders y producida por James Mangold (Logan, Lemans 66), la cinta nos sumerge en una época que para varias generaciones actuales resultará casi prehistórica. La cámara nos dibuja los finales del Siglo XIX, durante la Fiebre del Oro, cuando muchos hombres se jugaron la vida para encontrar el preciado metal que les solucionara la vida. Grandes llanuras heladas, impresionantes paisajes llenos de vegetación maravillosa y ríos salvajes; todo ello para poder encontrar su destino. Sin duda alguna, el gran acierto de la cinta es el propio Buck creado digitalmente, un perro muy logrado con una mirada muy expresiva que transmite profundas emociones. Además de que la cinta cumple en su adaptación del original literario, pues el espíritu de London impregna todas las imágenes del film. Incluso se podría decir que el escritor nos habla a través del personaje interpretado por Harrison Ford en un interesante ejercicio que mezcla las dos narrativas.

En definitiva, La Llamada de lo Salvaje, es una preciosa cinta familiar, un viaje al que no debéis dudar uniros.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

2 respuestas

Los comentarios están cerrados.

Continua en De Fan a Fan

También te podría interesar