Crítica – Transformers 3: El Lado oscuro de la luna

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
En su día vi la primera película sobre Transformers y no encontré nada en ella que me impulsara a querer ver la secuela. Michael Bay siempre me ha parecido un tipo que no hacía películas sino videoclips hipertrofiados. Tengo que admitir que en su día, cuando vi Armaggedon por primera vez, no me disgustó. Es más, me gustó lo bastante como para comprarmela en VHS, pues me pareció que, salvando algunas incoherencias del guión, la película era muy entretenida y no estaba demasiado mal rodada.

Años más tarde, la visión que tengo de Michael Bay no ha hecho más que empeorar. La incomprensión que siento hacia el fenómeno Transformers se ha traducido en la ignorancia total de las noticias generadas alrededor de la franquicia. En pocas palabras: paso de reseñar nada en mi propio blog de Michael Bay ni de sus «transformers». Bueno, para ser sinceros, la única entrada en la que aparece un trailer de Transformers 3 la colgué hace varios días en una entrada sobre los 10 peores estrenos de la temporada.

Las circunstancias familiares me han obligado a ir a ver Transformers: Dark of the Moon al cine. En cualquier otro caso no me habría molestado ni en alquilarla. Pero por los hijos se hace todo así que me dije: ¿por qué no fundamentar mi desprecio por semejante majadería cinematográfica?

En la película de Bay no todo es un despropósito. El dineral que se han gastado en efectos visuales se nota pues tiene escenas muy impresionantes, acumuladas sobre todo en el tramo final del film. La lucha entre las dos facciones de robots alienígenas habría resultado incluso interesante si hubiera sido contada de otra manera y por otro director, no por Michael Bay. Cada vez que me pongo a pensar en cómo hubieran dado de sí los magníficos efectos especiales de Transformers 3 en una producción más seria y honesta, me pongo enfermo.

La cinta tiene un comienzo interesante ambientado en los primeros años de la carrera espacial estadounidense, basando ésta en la premisa de un gran descubrimiento en la cara oculta de la luna. Estos primeros minutos de la película, junto a la media hora final, constituyen lo mejor del film, siendo el soporífero tramo intermedio el principal escollo de la película.

Tan pronto como se nos pone en antecedentes de lo que vendrá después se nos presenta a los protagonistas de la cinta: Sam Witwicky (Shia LaBeouf) y su novia Carly (Rosie Huntington-Whiteley). Nada más verlos aterrizar en pantalla la relación entre ambos se nos antoja completamente inverosímil. Fugazmente se nos explica cómo y dónde se conocieron, lo que nos deja aún más desconcertados. La nueva actriz «florero» no para durante toda la película de poner morritos y poses pretendidamente sexys, que dada su escasez de curvas es tarea casi imposible.

La polémica que se desató por la sustitución de Megan Fox continúa en la película con, al menos, dos dardos envenenadosen referencia a la desaparición de su personaje en esta cinta: uno de los robotitos que vive con LaBeouf se refiere a ella como una mala mujer, mientras que aquel explica a su madre que «ella me dejó y yo me busqué algo mejor«. Sin duda, nosotros debíamos haber buscado una película mejor para ver.

Dejando atrás la inverosimilitud de la relación entre los dos personajes principales hay que decir que la película se sumerge en este punto en una especie de subtrama absolutamente prescindible sobre una serie de asesinatos de científicos vinculados con la NASA y la exploración lunar. A esta trama que lastra y entorpece el desarrollo del argumento principal se le une otra en torno a un descubrimiento de un artefacto alienígena en Chernobyl. Por si fuera poco tenemos que soportar las sucesivas entrevistas de trabajo supuestamente cómicas a las que acude LaBeouf y que, todavía, no encuentro ningún sentido ni gracia.

En este punto tengo que hacer referencia a los actores secundarios. ¿Qué hacen aquí Frances McDormand, John Turturro, John Malkovich o ,incluso, Patrick Dempsey? Sin duda alguna, pagar sus facturas. El personaje que interpreta Malkovich es absolutamente prescindible para la trama y roza el ridículo en todas sus apariciones. McDormand hace de mujer fuerte que intenta apagar un incendio con vasos de agua, acosada sexualmente (y ridículamente) por un John Turturro que se pasa la película entera en silla de ruedas. Quizás el personaje menos forzado y con más sentido para la trama sea el del playboy millonario Dylan, interpretado por Patrick Dempsey, que cumple con su papel de rival del apocado y poco creíble Witwicky.

Las interpretaciones de los actores son confusas y absurdas, totalmente increíbles. Los personajes gritan mucho y su comportamiento en muchas escenas no se corresponde con lo que está ocurriendo; hay una total dejadez de la dirección de actores. Incluso los robots parecen interpretar mejor sus papeles que sus homólogos humanos.

Lo peor de la cinta es su excesiva duración para lo que se quiere contar. Recomiendo a Michael Bay que en la próxima de Transformers (que la habrá, no se preocupen) no incluya actores humanos, solo a los robots, lo que haría a la película infinitamente más interesante y coherente que las anteriores. Sólo en el tramo final del film vemos algo de acción, con una devastada ciudad de Chicago muy bien recreada digitalmente. Los combates son confusos pues se hace difícil distinguir a las distintas facciones de robots, como no sea por el colorido de las carrocerías. Lo que me resultaba más chocante eran las excesivamente rápidas transformaciones de los robots: en un momento vemos un coche y al segundo siguiente un robotito. Seguramente fotograma a fotograma se debe ver la transformación entre robot y cosa, con el consiguiente despilfarro de dinero invertido en efectos.

En definitiva, he de decir que me reafirmo en mi opinión sobre Transformers, esta vez fundadamente pues he debido sufrirla en el cine por imperativos familiares. No se cómo el público en general es capaz de soportar los 157 minutos de metraje de Transformers: Dark of the Moon y no lo fue con los 162 de Watchmen. ¿Cual es la diferencia? La diferencia está en que Watchmen se sostiene gracias a un guión sólido basado en una obra más sólida aún y Transformers son los desvaríos de un guionista que no sabe a dónde va. La diferencia está en la seriedad, competencia y espíritu innovador de un director como Zack Snyder y la incompetencia, torpeza y conservadurismo visual de uno como Bay.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

6 respuestas

  1. Kin, quizás todavía estas a tiempo de cambiar a DS por David Manning… jajajaja. Seguro que sus críticas siempre serán de buen gusto para todo el mundo.
    En serio, quizás no sean las formas pero no creo que en ella se ofenda a nadie, solo es eso, una crítica.

  2. @Volther: lo de Manning ya seria excesivo, y a dia de hoy ya hay muchos casos similares pero menos cantosos.

    La critica esta un poco recortada, y te aseguro que ha habido gente que se ha sentido insultada.

    Yo pienso que hay que dar opinion, y meter caña pero siempre desde el respeto. Se puede decir que la pelicula es un truñaco pero sin menospreciar a quienes la disfrutan… solo eso… por lo demas he de decir que el amigo Fan Solo (DS) lo hace genial, y ya sabia que le gusta ir de radical.

  3. Conozco a muchos "David Mannings" que escriben en multitud de páginas especializadas y medios generalistas, la mayoría estómagos agradecidos de las productoras y distribuidoras. Os puedo garantizar que a día de hoy ni soy David Manning ni tengo intención se serlo. En cuanto a los que se sienten insultados por mi crítica pueden aprovechar tanto esta página como la del Solitario de Providence para dejar sus quejas, comprometiéndome a contestarles a todos.

  4. Veo que coincidimos completamente en la apreciación de la película. Yo también fui casi obligado a verla, esta vez por culpa de mis amigos, pues mis hijos son muy pequeños todavía (y menos mal porque esto casi es pornografía visual)

    Muy acertado el último parrafo, sobre Watchmen, una gran película, de la que espero algún día, llegue a España, su Directors Cut.

    Saludos

  5. @Serreina: Estoy seguro de que acabas de darle una alegria al amigo Fan Solo. Esta critica ha tenido sus mas y sus menos, pero creo que al final cuando se crean diferentes vias de opinio beneficia a todos

  6. @Serreina: Estoy seguro de que acabas de darle una alegria al amigo Fan Solo. Esta critica ha tenido sus mas y sus menos, pero creo que al final cuando se crean diferentes vias de opinio beneficia a todos

Los comentarios están cerrados.

Síguenos en redes

Entradas Populares

No te pierdas nada

Suscríbete a nuestra newsletter mensual

Sin spam, solo novedades y recomendaciones.

Categories

Continua en De Fan a Fan

También te podría interesar

¡Bienvenid@s a nuestra nueva web!

Tal y como habíamos contado en redes sociales, estábamos inmersos en un importante cambio en la web. No solo era un cambio de plantilla, sino que nos mudamos de Blogger a Wordpress. No es un cambio fácil, y si ya contábamos con poco tiempo para actualizar, ahora se suman los ajustes necesarios para que esto vuelva a lucir al 100% ¡pero había que hacerlo! 

Precisamente por ello, os pedimos paciencia ante el aspecto actual. Poco a poco, terminaremos el resto de páginas del menú e iremos optimizando todos los post para que se vean perfectamente en nuestro nuevo hogar. Hasta entonces, os agradecemos la paciencia y os pedimos que nos comentéis todo aquello raro que veáis. ¡MIL GRACIAS!