Ana Bolena: Una gran serie que casi nadie verá [CRÍTICA]

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Crítica de la serie Ana Bolena de HBO MAX
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Crítica de la serie Ana Bolena de HBO MAX

Me disculparán los lectores habituales si en este texto me tomo ciertas libertades y no me ajusto solo al modelo crítico tradicional. Llevo varios días dándole vueltas a la cabeza sobre el mejor modo de abordar esta serie, y lo podría hacer simplemente hablando de criterios artísticos, pero desgraciadamente la realidad tiene otros planes, y me veo con la necesidad también de dedicarle, hacia el final, un pequeño comentario a una de las polémicas más estúpidas que se han dado últimamente en el panorama creativo audiovisual. Pero bueno, vayamos por partes.

En primer lugar hay que decir que el Channel 5 británico ha realizado una miniserie de tres capítulos centrada en la figura histórica de Ana Bolena, la segunda esposa del rey Enrique VIII. Hay que decir también que no es la primera vez que se realiza una producción de este tipo con estos personajes (de hace pocos años es la serie los Tudor con un gran Johnathan Rhys Meyers) o Las hermanas Bolena de Natalie Portman, por poner dos ejemplos que se me vienen rápidamente a la cabeza. En esta nueva miniserie, el protagonismo lo tiene la propia Bolena. La serie está narrada desde su perspectiva. A lo largo de los tres capítulos que componen la obra, asistimos a los últimos meses de vida de la consorte, que cada vez se siente más presa en el lugar que debería ser su hogar. Contemplamos cómo Enrique está cada vez más unido a Jane Seymour, con quien se casará poco después de la muerte de Ana; vemos cómo Ana pierde poder, ese poder, esa influencia que creía tener sobre su marido y sus políticas, ignorante de que su única baza para mantenerse viva es engendrar un descendiente varón para el rey.

Lo que nos transmite esta serie es a una mujer a la que vemos caminar sola, rodeada de personas que dicen amarla, quererla, pero que en el fondo solo esperan el momento adecuado para quitarla de en medio. Una mujer que tiene permanentemente a su lado, la compañía de la muerte. Esto se refleja en dos de los mejores momentos de la serie: por un lado, en una escena brutal donde Ana hace que Jane lea un versículo de la Biblia donde se habla precisamente de la muerte, y la reina camina sigilosa alrededor de una Jane temblorosa, una secuencia que es una amenaza velada hacia Jane, pero también es de una forma inconsciente, la sentencia de muerte que se hace la reina así misma. Y sin duda, la llegada de Ana a la Torre de Londres, la prisión de la época. Un breve plano que enfoca al suelo encharcado por la lluvia, donde hay un pañuelo blanco, con una pequeña mancha de sangre. Una bota inmisericorde pisa no solo el pañuelo, sino la sangre de la reina, una clara metáfora de lo que vendrá después, la risa de Thomas Cromwell viendo cómo decapitan a Ana.

Jodie Turner Smith es Ana Bolena

Pero no se puede valorar esta serie sin tener en cuenta a la actriz que lleva todo el peso de la misma. Jodie Turner Smith realiza una excelente interpretación. La Ana que nos refleja es una mujer que es fuerte, pero que en el fondo, no deja de ser frágil, y lo es porque ella ama de verdad a Enrique. En esos momentos que se encuentra sola en palacio, observamos su melancolía por unos momentos que ya no volverán, pensando en esos tiempos cuando nació Isabel, cuando aun tenían algo parecido a la felicidad. O eso es lo que ella creía, porque pensaba que conocía a Enrique. La descomposición de un matrimonio, de una pareja. Y sin duda, la actriz refleja muy bien los últimos instantes marcados por las lágrimas y pidiendo el perdón a Dios para todos los que la han traicionado.

Como decíamos al comienzo de este pequeño ejercicio de opinión, es una auténtica lástima que ninguno de estos elementos positivos del fondo y la forma de la obra, que son criterios puramente artísticos, no sean los que encabezan la promoción del producto. Es de lamentar que los creadores de la serie caigan en el guion dictado por los adalides de la corrección política, y con ello, se perjudiquen a sí mismos. Porque si en algún momento se hubiese hablado del buen trabajo realizado por Jodie Turner Smith, lo más seguro es que otras cuestiones ajenas al puro arte, hubiesen pasado desapercibidas. Al menos esto es lo que pienso.

De todas formas, no solo los creadores de la serie tienen su parte de responsabilidad en este asunto. Porque las polémicas pueden crearse, pero solo cobran vida si unos cuantos las alimentan. Y desde una perspectiva personal, creo que los espectadores también tienen parte de responsabilidad en esto; porque lo más lógico sería que nos alejásemos del ruido mediático que, normalmente, no conduce a nada bueno, y nos acercásemos con la mente abierta hacia otras propuestas. Sí, estoy de acuerdo en que es un personaje histórico, que sí, nadie discute eso. Pero creo que una cosa no quita la otra, y que es perfectamente compatible hacer una cosa muy sencilla: ver la serie. Sobre todo, para poder hablar de ella con criterio, y no repetir los lugares comunes de los ofendiditos de todo signo.

Os invito a que veáis esta serie (disponible en España en HBO MAX), merece la pena.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − doce =

Síguenos en redes

Entradas Populares

No te pierdas nada

Suscríbete a nuestra newsletter mensual

Sin spam, solo novedades y recomendaciones.

Categories

Continua en De Fan a Fan

También te podría interesar