Reseña: Iron Man – El demonio en una botella

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Llevaba muchos años queriendo leer esta historia de Iron Man. La temática de las personalidades tormentosas y héroes imperfectos es mi favorita y esta historia prometía ambas cosas. La historia es obra de David Micheline, argumento y guión, y John Romita Jr. a los lápices. En esta historia, Tony Stark no ha hecho todavía su famosa declaración «yo soy Iron Man«, así que el Vengador Dorado consta como alguien anónimo que ejerce de guardaespaldas personal de Stark, a la par que sirve de gran publicidad a las empresas que posee como prodigio tecnológico.

La historia comienza con Tony Stark enfrentando problemas, a los que se le suman los de Iron Man. Para empezar, ha de vérselas por un malentendido con un cabreado (casi como siempre) Namor, para terminar peleando con su propio traje que parece de repente no responder a sus órdenes, poniendo su vida en peligro. Descubren que un yacimiento de Vibranium, vital en el universo Marvel, y los intereses que genera, está detrás del conflicto que están viviendo.

UN IRON MAN CON MODALES DE MATÓN
Poco a poco, se le va complicando tanto la vida personal como la de superhéroe. Como evita confiar en nadie y no deja de lado su vida de playboy, vemos sutilmente cómo los nervios los intenta aplacar con el accesible alcohol. Ocultar su identidad secreta también se le hace más y más difícil. Cuenta con la compañía de una sexy e inteligente guardaespaldas, Beth, que a diferencia de lo que haría Bruce Wayne, no finge intentar ligarse, sino que lo intenta de verdad. El momento más duro le llega cuando pierde el control nuevamente del traje y comete un asesinato a ojos del mundo y de él mismo. Consciente de que debe restaurar la imagen de Iron Man, y cuán dependiente se ha vuelto del traje para defenderse, intenta solucionar ambos problemas. 
STARK SE REPLANTEA MUCHAS COSAS DE SUS DOS VIDAS EN ESTA OBRA
De la forma que menos esperamos, aparece junto al causante del descontrol del traje, Justin Hammer, retratado como un hombre mayor, nada que ver con la imagen que vimos en la película Iron Man 2, y tenemos la batalla física final. Digo física, porque a nivel psíquico la lucha no ha hecho más que empezar. Tony no ha superado los acontecimientos y provoca en su ambiente más cercano daños emocionales con su comportamiento a quien menos lo merece mientras se hunde más y más en la bebida.

STARK ENTIENDE QUE SOLO NO PUEDE SALIR DEL AGUJERO
Es al final de la historia cuando el título de la recopilación cobra su auténtico sentido y vemos a Tony sumergido en un auténtico síndrome de abstinencia. Contará con la inestimable ayuda de Beth, que ha sido testigo de cómo Tony perdía los papeles por la acumulación de contratiempos que ha tenido, pues ella ha vivido ya en su entorno un caso parecido. La historia tiene muchas aristas y frentes abiertos y, aunque no puede negar que está escrita en los 70´s por el tono chulesco y algunas expresiones, se entiende que revitalizara al personaje en su momento y que llamara la atención sobre un tema como el alcoholismo y lo trataran con la mayor seriedad. Tiene diálogos ágiles y bastantes toques de humor que se agradecen.

UNA FIGURA QUE DA IDEA DE LO ICÓNICA QUE ES ESTA OBRA EN IRON MAN
No llega obviamente al nivel adulto de obras posteriores, como Born Again o El Regreso del Caballero Oscuro, ya que algunos enemigos resultan algo ridículos en estos días, pero sin duda facilitó el camino para que esas obras vieran la luz. El éxito de ventas y la repercusión de esta obra dio a entender que los cómics podían aspirar a un público adulto. Respecto al dibujo, es absolutamente prisionero de su época, colores chillones en el entintado y vestuario a la moda en su momento, pero horterísimo hoy día. Eso si, las chicas salen muy atractivas. Las caras de cada personaje aparece bien definidas y no tiene un mal trazo, pero en general es un estilo que no ha envejecido demasiado bien. Pienso que recomendarla a quien no esté interesado en Iron Man no es lo más correcto, pues se define perfectamente la psique del imperfecto personaje, que puede incluso generar antipatía, y si os da igual, os costará apreciar la historia. Pero si os llama la atención mínimamente y os gustan los cómics de superhéroes, no deberíais dejar de leerlo, casi como cultura general. Eso sí, conseguirlo ha sido una odisea, ni Salón del Cómic de Barcelona, ni de Granada, a reservarlo directamente, de stock nada de nada. Terminar con un agradecimiento a quien me lo consiguió y regaló como sorpresa.

Reseña elaborada por Silver Draper.

IRON MAN: EL DEMONIO EN UNA BOTELLA
Colección Marvel Gold, Panini Cómics
Correspondencia USA: Iron Man #120 al 128
Guión: David Michelinie
Dibujo: John Romita Jr., Bob Layton, Carmine Infantino
Cómic 17×26 cm tapa blanda, 176 págs. color
PVP: 15€


Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Síguenos en redes

Entradas Populares

No te pierdas nada

Suscríbete a nuestra newsletter mensual

Sin spam, solo novedades y recomendaciones.

Categories

Continua en De Fan a Fan

También te podría interesar

Anime The Mandaloria

¿Y si The Mandalorian fuera un anime?

Hace tres años, con Juego de Tronos en su penúltima temporada, los responsables del canal de Youtube “Malec” nos sorprendían imaginando cómo sería el opening

¡Bienvenid@s a nuestra nueva web!

Tal y como habíamos contado en redes sociales, estábamos inmersos en un importante cambio en la web. No solo era un cambio de plantilla, sino que nos mudamos de Blogger a Wordpress. No es un cambio fácil, y si ya contábamos con poco tiempo para actualizar, ahora se suman los ajustes necesarios para que esto vuelva a lucir al 100% ¡pero había que hacerlo! 

Precisamente por ello, os pedimos paciencia ante el aspecto actual. Poco a poco, terminaremos el resto de páginas del menú e iremos optimizando todos los post para que se vean perfectamente en nuestro nuevo hogar. Hasta entonces, os agradecemos la paciencia y os pedimos que nos comentéis todo aquello raro que veáis. ¡MIL GRACIAS!