Los Invisibles de Grant Morrison, una dosis de posmodernismo psicodélico

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Tras un largo periodo de retiro, me gustaría volver al redil con una obra de gran calibre, una obra que no sabría bien cómo definir, que no estoy a la altura de definir pero lo intentaré. Los Inmortales de Gran Morrison, que ECC ha comenzado a editar el pasado mes de febrero y que consistirá en 7 tomos. De momento os traigo el Libro 1.

Comenzarás esta historia y no sabrás qué estás leyendo, no entenderás nada, pasarás páginas por inercia buscando algún atisbo de razón en lo que está pasando. Pronto te darás cuenta de que lo estás leyendo mal.

No hay que buscar una comprensión que te lleve a una verdad, si no que esa verdad está en la locura, en una mente capaz de emprender un místico viaje a través de la liberación, de alejarse de lo ordinario, de un yugo invisible al que estamos sometidos y creemos que es la libertad.
Es un manifiesto posmodernista, en el que Morrison llena de contradicciones el mundo que conocemos, una idea  que se puede equiparar en cierto sentido a Matrix y que, como esta, bebe de las ideas posestructuralistas de Baudrillard, donde la realidad no es más que un simulacro (simplificando mucho, obviamente).
Portada del #3 de la edición de  Febrero 1999 de Norma Editorial
Portada del #3 de la edición de  Febrero 1999 de Norma Editorial

En Los Invisibles, Grant Morrison muestra unas realidades que conviven en el mismo espacio temporal, donde se está llevando a cabo una batalla, una guerra que no tiene cuartel entre un enemigo desconocido para nosotros y también para el personaje de Dane MacGowan. MacGowan somos nosotros, y lo que él sienta lo sentiremos también. Y desde luego no comprende absolutamente nada de lo que pasa, al igual que nosotros.
Los Invisibles, ¿qué o quién son Los Invisibles?
Son la rudeza anárquica, la creencia y la lucha de un mundo mejor, o que ellos consideran mejor.
Invisibles de Grant MorrisonDesde luego eso es lo que aparentan. Buscan una utopía para todos, incluso para el enemigo, una utopía que se manifiesta casi real. Vemos algunos enemigos tan heterogéneos que no parece que sirvan a la misma facción, ¿de dónde salen?. Humanoides parásitos, demonios invulnerables, cualquiera que pase por la calle. ¿Qué planean?
Te plantea todo tipo de interrogantes que te obligan a seguir leyendo para encontrar alguna respuesta, pues nuestra mente racional nos impulsa a ello.
Es una obra que abarca todo tipo de aspectos. Drogas, religión, filosofía, historia, acción, perversión… Grant Morrison nos abre su mente, nos muestra sus pensamientos más profundos y psicodélicos, quiere liberarnos de una vida rutinaria pues Los Invisibles ya son Invisibles antes saberlo. ¿Eres tú uno de ellos?

Sigue a De Fan a Fan en redes sociales

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Síguenos en redes

Entradas Populares

No te pierdas nada

Suscríbete a nuestra newsletter mensual

Sin spam, solo novedades y recomendaciones.

Categories

Continua en De Fan a Fan

También te podría interesar

Anime The Mandaloria

¿Y si The Mandalorian fuera un anime?

Hace tres años, con Juego de Tronos en su penúltima temporada, los responsables del canal de Youtube “Malec” nos sorprendían imaginando cómo sería el opening

¡Bienvenid@s a nuestra nueva web!

Tal y como habíamos contado en redes sociales, estábamos inmersos en un importante cambio en la web. No solo era un cambio de plantilla, sino que nos mudamos de Blogger a Wordpress. No es un cambio fácil, y si ya contábamos con poco tiempo para actualizar, ahora se suman los ajustes necesarios para que esto vuelva a lucir al 100% ¡pero había que hacerlo! 

Precisamente por ello, os pedimos paciencia ante el aspecto actual. Poco a poco, terminaremos el resto de páginas del menú e iremos optimizando todos los post para que se vean perfectamente en nuestro nuevo hogar. Hasta entonces, os agradecemos la paciencia y os pedimos que nos comentéis todo aquello raro que veáis. ¡MIL GRACIAS!