Justicia Sangrienta: el reality show de Asesinos

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Justicia Sangrienta: el reality show de Asesinos
Hace ya un buen tiempo que tengo conocimiento sobre esta serie que responde al nombre de «Justicia Sangrienta«, y aunque inicialmente, su temática, me había llamado la atención, no tuve tiempo de ver ninguno de sus capítulos, y ahora aprovechando que las circunstancias han cambiado y tengo algo más de tiempo libre, he decidido echarle un vistazo y hablaros de ella.
«Justicia Sangrienta» se apunta a la actual moda de las webseries, pero hay que decir que, a diferencia de otros proyectos similares, sus creadores Pablo Morales (guión y dirección) y José Hinojosa (colaborador en el guion y parte importante de la producción) han sabido realizar un producto, que si bien conserva elementos típicos del «modelo webserie» (autores noveles y pocos medios), luce bastante calidad, tanto en sus actores, como en una cuidada producción que era imprescindible para parodiar al reality show que toman de base: Gran Hermano.
Así pues, «Justicia Sangrienta» resulta una parodia del famoso programa, que en vez de intentar jugar con el morbo de desconocidos o “famosetes”, introduce un elemento oscuro como son «los asesinos en serie«, para dotar a la producción de una mala baba, cuyo abuso del humor negro no hará gracia a todos los espectadores.
El formato de la webserie se presenta como si fueran los resúmenes de cada semana sobre la convivencia de varios asesinos, los cuales han sido seleccionados para ser ajusticiados mientras entretienen a un público adicto a los realitys, y que como buena parodia, hace una fuerte crítica al público y actores que participan en este tipo de lamentables espectáculos.
Justicia Sangrienta: el reality show de Asesinos
Los principales personajes, de ambos bandos, presentadores y concursantes
Sobre los asesinos, hay bastante variedad, y los tópicos se cumplen presentando a caníbales, lideres sectarios, asesinos a sueldo, jugadores de rol psicóticos, niñas que oyen voces, etc., algo que a pesar de no ser nada nuevo, consigue la complicidad de los espectadores que decidan verla hasta el final.
Personalmente solo he podido ver los tres primeros episodios (hay 10, de 20 minutos cada uno) y aunque admito que han hecho un gran trabajo de producción, tengo que decir que el abuso del gore y la falta de empatía (o quizás el abuso de un humor negro demasiado burdo) con situaciones lamentables, ha hecho que no me termine de convencer.
Aun así, me parece sorprendente que cuenten con un actor como Javier Botet (el joven con Síndrome de Marfan, que hemos visto en películas como REC, Mama o en la próxima «Las Brujas de Zugarramurdi«), para interpretar al caníbal que responde al nombre de «Apetencio González» (el personaje que mas gracias mas hecho, sobretodo cuando le tiran verduras), algo que hace que la serie se eleve por encima de otras en este mundillo, ya que no es el único actor que participa y que tiene tablas en el mundo profesional.
Javier Botet en Justicia Sangrienta: el reality show de Asesinos
Javier Botet interpreta a Apetencio Gonzalez, gerente canibal del bar «El Antro-Pófago»
En definitiva, no puedo decir que sea un mal trabajo, pero incluso para mí que estoy acostumbrado al gore, me ha resultado molesta en ocasiones (el tema del cachorro, no me ha hecho ni «puta gracia», y ya sabéis que no uso este tipo de términos jamás), por lo que, incluso sabiendo que todo es ficción (faltaría mas), les recomendaría ser un poco más comedidos, o tener un poco mas de buen gusto, aunque claro está, estas cosas también tienen su público, y yo, actualmente y habiéndome tragado cosas infectas donde las tripas circulaban por doquier, creo que ya no me encuentro entre dicho target.

Lo mejor: la producción y la gran sátira sobre los personajes que pueblan este tipo de espectáculos, dando tambien pie a un debate sobre «el procesamiento» de ciertos individuos que dificilmente podran ser rehabilitados en la sociedad,
Lo peor: una falta importante de tacto en temas que aunque aqui son ficción, pueden ocurrir. Eso y un burdo o abusivo uso del humor negro más radical.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Continua en De Fan a Fan

También te podría interesar