El Don, de Isaac Sánchez: De cuando tener poderes no es algo positivo [RESEÑA]

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Reseña del cómic "El Don" de Isaac Sánchez
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Reseña del cómic "El Don" de Isaac Sánchez

Preguntar que poder tu gustaría tener es algo bastante habitual entre los aficionados a los cómics de superhéroes. Todos hemos fantaseado alguna vez con obtener los poderes de Spider-Man si nos picase una araña o despertarnos algún día con poderes como los de Magneto pero, la adquisición de poderes y habilidades especiales no es siempre algo tan bonito.

De este tema va precisamente la idea inicial de los X-men o la Doom Patrol: tener poderes no siempre es algo agradable. Además de la lacra social por la posibilidad de ser una amenaza en potencia, muchos mutantes y metahumanos experimentaban en sus carnes cambios físicos que hace que la idea de tener habilidades especiales deje de ser tan romántica y, en esa línea, es en la que profundiza El Don de Isaac Sánchez.

En plena pandemia, Sánchez (el anteriormente “cómico y youtuber” conocido como Loulogio y cuyo cómic Taxus reseñamos por aquí no hace mucho) nos presenta una España contemporánea en la que surge una nueva amenaza muy contagiosa: sin motivo aparente, la gente está empezando a manifestar poderes que, poco a poco, los consumirá y acabara con ellos.

Esta enfermedad se conoce popularmente como el Don y no son pocos los afectados que acaban perdiendo el control sobre sus habilidades y deben ser controlados.

Ahí es donde entra la figura de Sol de Mayo, el azote de los metahumanos descontrolados y un arma del gobierno, como no, opresor.

Sol de Mayo, el malo de El Don

En su camino, y como principales protagonistas de El Don, se cruzarán Edu y Patri, una pareja que además de enfrentarse a las dificultades económicas más mundanales, verán cambiar su vida cuando se revele que Edu ha sido afectado por el Don.

En El Don, Sánchez nos muestra el drama de gente de a pie y, a su vez, con diferentes estilos e ilustradoras invitadas (Julia Madrigal, Sara Jotabé, Mérdia Miranda y Cristina Charneco) que intervienen en interludios de la historia, desarrolla otros aspectos del mundo en que nos ha inmerso con esta obra.

Como ya ocurriera en otra obras de este autor, su dibujo es desenfadado pero efectivo y la historia resulta cercana al evitar ambientarla fuera de nuestras fronteras.

Así pues, tenemos acción cercana en una ciudad como Madrid, protagonistas con los que es fácil empatizar y una vuelta de tuerca muy interesante al tema de la lacra que supone ser diferente y que la gente te vea como una amenaza en potencia.

Edu y Patri del cómic El Don

Todo esto llega muy bien mezclado con reminiscencias a la actual situación a las que nos tiene sometida la pandemia del coronavirus y en una historia que, si bien, se presenta como autoconclusiva, podría dar pie a muchos más relatos ambientados en el universo que nos ofrece la original propuesta de Sánchez.

Dicho esto, no puedo hacer más que recomendar El Don como lo que es: un estupendo cómic que hace disfrutar al espectador y que encima tiene más trasfondo que el que se puede intuir en la sinopsis y en esta humilde reseña.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × cuatro =

Síguenos en redes

Entradas Populares

No te pierdas nada

Suscríbete a nuestra newsletter mensual

Sin spam, solo novedades y recomendaciones.

Categories

Continua en De Fan a Fan

También te podría interesar