Killing Season (Temporada para Matar), Travolta y De Niro cara a cara [Crítica]

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Killing Season (Temporada para Matar), Travolta y De Niro cara a cara [Crítica]
Dos veteranos de la Guerra de Bosnia, “Benjamin Ford” (Robert De Niro) y “Emil Kovac” (John Travolta), se enfrentan en un duelo personal por la supervivencia. “Emil” viaja desde su natal Serbia hacia el continente americano para buscar revancha con “Ford”, quien le dio ejecución sumaria durante el conflicto en los Balcanes; ejecución que resultó infructuosa pues de alguna forma sobrevivió, dejándole en estado vegetativo durante algún tiempo, situación a la que se sobrepuso.
“Benjamin Ford” es un coronel retirado de su ejercicio, pues perteneció a las Fuerzas de la OTAN que internacionalizaron el conflicto en Bosnia hacia el año de 1995, y en una de sus misiones se encontró con el escuadrón de “Los Escorpiones”, comando de la muerte que tenía como objetivo principal aniquilar a los musulmanes de Bosnia. Estos sicarios a la postre serían juzgados por crímenes de guerra. Uno de estos miembros (según la película) es “Emil Kovac”, quien sobrevive a su ejecución. “Kovac” recibe información de la ubicación actual (2013) de “Ford”, quien se encuentra de caza en los Montes Apalaches, disfrutando, en apariencia, de su jubilación.

Robert De Niro en Killing Season (Temporada para Matar)

“Kovac” viaja a Estados Unidos y localiza a “Benjamin”. Por una avería mecánica en su automóvil, “Ford” se queda varado en medio del bosque, y “Emil” hace su sorpresiva aparición, ofreciéndole ayuda al exmiembro del ejército del Atlántico Norte y allí es donde inician su relación aparentemente amistosa.

Hasta aquí la propuesta de Mark Steven Johnson resulta atractiva, por el supuesto de ver enfrentados a dos veteranos de una guerra en una situación personal de revancha, donde cada quien tendría sus motivos para volver al combate (en este caso uno a uno). Uno motivado por la venganza (John Travolta) y otro (Robert De Niro) por el instinto de sobrevivir a los ataques de su agresor.
Los pensamientos de alguien que ha sobrevivido a una guerra (siendo víctima o victimario) son de una psique muy profunda; delicados estertores mentales que Steven Johnson toca de modo superficial y que resume para su película con la leyenda del Jagermaister (bebida alcohólica alemana hecha a base de distintas hierbas): “Es el honor del cazador que lo lleva a proteger y a preservar su presa, a cazar con dignidad y honra al creador y a sus criaturas”; ya con esto, Johnson soslaya el cruento camino mental y emocional que uno supone habrían recorrido sus dos protagonistas para alcanzar la propia redención. En cambio, lo único que logra el originario de Hastings, Minnesota, es una sucesión interminable de tomas y dacas mutuas de parte de “Kovac” y “Ford”. Travolta haciéndola de fustigante cazador a veces y otras de indefenso venadito; lo mismo que ocurre con el personaje de De Niro.

John Travolta en Killing Season (Temporada para Matar)

Ya inmersos en la acción, hay situaciones que sí ahondan en la crueldad post-traumática de la guerra, pero son circunstancias únicamente gráficas: una flecha que atraviesa la pantorrila de De Niro, para después ser colgado de ella a través de la misma herida que le inflige “Kovac”, mientras éste le dice: “Aunque es un músculo pequeño, no sabes cuán resistente es”. Posteriormente vendrá la respuesta de “Benjamin” (una vez que hábilmente se escapa de su victimario), ensartándole una flecha a Travolta que le atraviesa las mejillas y lo clava en la pared de una cabaña rústica, con la mitad de su cara completamente pegada a la madera. Secuencias de verdad escalofriantes.

Hay una escena que pudo tener un mayor valor dramático, que le hubiese brindado una acción genuinamente angustiante y sórdida a la película: el hijo de “Benjamin”, “Chris” (Milo Ventimiglia) y la esposa de éste, “Sarah” (Elizabeth Olin), lo visitan en su cabaña de los Apalaches, para insistirle que asista al bautizo de su nieto (a quien “Sarah” lleva en brazos); quedan (a lo lejos) justo a la merced de “Kovac”, quien les tiene apuntados con su arco y flecha (sin que ellos se den cuenta), a lo que “Benjamin” (quien también se encuentra lejos de sus familiares) le ruega, vía un walkie-talkie, que no les dispare. “Kovac” inmediatamente y sin reparo lo hace. Entonces, “Chris” y “Sarah” se marchan (sin percatarse de la situación) al no encontrar a su pariente. Esta secuencia desperdiciada por Steven Johnson nos llevará de nueva cuenta al toma y daca ya mencionado entre “Kovac” y “Ford”.

Killing Season (Temporada para Matar), Travolta y De Niro cara a cara [Crítica]

De Niro y Travolta aportan muy poco a la sustancia dramática de la película. De Niro (quien es un actor consumado, sin duda) sólo se atiene a sus muecas de costumbre y en repetir sus diálogos memorizados. Y Travolta se regocija imitando el acento carácterístico de los eslavos cuando hablan en inglés. Lo único que aportan en realidad estos dos es su mediática presencia.

Así pues, este film sólo quedará en el anecdotario que de manera recurrente nos receta Hollywood y no como un discurso cinematográfico trascendente acerca de las terribles y traumáticas consecuencias que tiene una guerra en la psique de los seres humanos.

Killing Season aun no tiene fecha de estreno en España, pero nuestro compañero Edu Bustamante nos ofrece su opinión tras verla en México, país en el que ya se ha estrenado.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Síguenos en redes

Entradas Populares

No te pierdas nada

Suscríbete a nuestra newsletter mensual

Sin spam, solo novedades y recomendaciones.

Categories

Continua en De Fan a Fan

También te podría interesar

Anime The Mandaloria

¿Y si The Mandalorian fuera un anime?

Hace tres años, con Juego de Tronos en su penúltima temporada, los responsables del canal de Youtube “Malec” nos sorprendían imaginando cómo sería el opening

¡Bienvenid@s a nuestra nueva web!

Tal y como habíamos contado en redes sociales, estábamos inmersos en un importante cambio en la web. No solo era un cambio de plantilla, sino que nos mudamos de Blogger a Wordpress. No es un cambio fácil, y si ya contábamos con poco tiempo para actualizar, ahora se suman los ajustes necesarios para que esto vuelva a lucir al 100% ¡pero había que hacerlo! 

Precisamente por ello, os pedimos paciencia ante el aspecto actual. Poco a poco, terminaremos el resto de páginas del menú e iremos optimizando todos los post para que se vean perfectamente en nuestro nuevo hogar. Hasta entonces, os agradecemos la paciencia y os pedimos que nos comentéis todo aquello raro que veáis. ¡MIL GRACIAS!